Historia

PRINCIPIOS DEL SIGLO XX (1900)

Lo que se concibió como uno de los proyectos urbanísticos más importantes y ambiciosos del siglo y que se construyó como una ciudad pequeña en el sur de Bogotá, conocido actualmente como Ciudad Tunal, es recordado como una hacienda con grandes extensiones de trigo y ganado que fueron en un pasado propiedad del señor Pepe Sierra, considerado el hombre más rico de Colombia.    

1921
Años después, el señor Pepe Sierra muere en Medellín y sus propiedades, entre ellas la hacienda del Tunal, pasan a las manos de su esposa Zoraida Cadavid de Sierra, quien luego la vende a la Beneficencia de Cundinamarca. Posteriormente ésta los vende a la CAR y al Instituto de Crédito Territorial; esta última la entidad que se encargaba de estimular la construcción urbanística del país.

1974
En consecuencia, se inicia el sueño del concepto de construir una “ciudad dentro de la ciudad”, lo cual significó desarrollar estructuras y servicios cercanos al lugar de vivienda de sus habitantes, con el objetivo de facilitar su accesibilidad. Esto a partir de una idea que trajo a Colombia el señor Lauchlin Currie, canadiense y egresado de la universidad de Harvard, pero nacionalizado colombiano, y que atestigua Mario Calderón Rivera, gerente general del Banco Central Hipotecario, en aquella época, y gestor del Centro Comercial Ciudad Tunal.
Entonces se inicia la construcción de Tunal I, la primera etapa de 408 apartamentos. Una parte de ellos fue vendida al Fondo Nacional del Ahorro, la cual se encargó de asignarlos a algunos empleados oficiales a un costo entre $150.000 y $180.000.

1984
Después de diez años de suspensión del proyecto urbanístico, se inició la segunda etapa de 8.200 apartamentos de Cuidad Tunal, a cargo del Banco Central Hipotecario, los cuales constan con calentadores solares, que en su mayoría aún funcionan, además de tener como nombres cada uno de los departamentos de Colombia, como una razón de identidad social, para  así convertirse en el centro de vivienda y servicios más importante del sur de Bogotá.
Pero la construcción de apartamentos no era lo único que se estaba realizando allí, pues al mismo tiempo también se estaba planeando en ofrecerles a sus habitantes una iglesia, centros médicos y la más grande área comercial nunca antes vista en el sur de la ciudad, la cual se convertiría en una de las más importantes a nivel nacional, como es el Centro Comercial Ciudad Tunal, que 30 años después sigue siendo un hito arquitectónico y representante del desarrollo social y económico en el sector y en la ciudad.

1986
Para este año Ciudad Tunal era un lugar reconocido por los capitalinos debido a los múltiples servicios de recreación, vivienda y comercio que ofrecía. Como si fuera un regalo, para el 2 de julio reciben la visita especial del Papa Juan Pablo II, la cual es recordada por todos los colombianos, y especialmente por los habitantes de dicha zona del sur de la capital, ya que se realizó una eucaristía en el Parque el Tunal, en donde miles de feligreses se reunieron para escuchar sus oraciones por la paz de Colombia y el mundo.

El 16 de diciembre de 1986 el Centro Comercial Ciudad Tunal abrió sus puertas al público, para convertirse en el “Unicentro del sur”, como algunos lo catalogaron, el cual se caracterizó por ser el primer y más importante centro comercial en el sur de la ciudad de Bogotá, además de ser el eje central de Ciudad Tunal y destacarse por tener una estructura innovadora para la época.

Centro Comercial Ciudad Tunal se inaugura con una capacidad para más de trescientos locales comerciales de diferentes marcas; algunos de los primeros fueron “Empanadas colombianas”, que 30 años después aún perdura, “M y S Deportes”, donde todavía venden implementos deportivos, “La Reinita”, que vendía adornos de costura pero ya fue cerrado, entre otros comerciantes que llegaron al lugar buscando la oportunidad de empezar su negocio en uno de los locales y así ver crecer sus sueños y ayudar a construir la historia que hoy se puede recordar.   

Desde luego también se recuerdan los pasillos y paredes con enchapes de colores diferentes en cada entrada, acompañadas de imponentes marcos que invitaban a entrar, escaleras eléctricas, donde niños y adultos se divertían como  en un parque de juegos, plazoleta de comidas y una fuente central como punto de encuentro dos salas de cine, centros médicos con 17 especialidades y una iglesia subterránea con capacidad para mil personas y la única construida en el subsuelo de Bogotá, servicios, que a pesar de los años, aún perduran.

Pero más allá de su aspecto físico, el Centro Comercial y Cuidad Tunal nació bajo un concepto de ‘compartir en familia’, el cual aún prevalece en el sentir de la población, así como también en las políticas de administración del mismo, pues sus directivos enfocan sus esfuerzos para desarrollar actividades sociales, no solo para aportar diversión sino también cumplir con un compromiso para el desarrollo social de la comunidad, siendo esto un elemento merecedor de admiración y que lo hace casi único y diferente a los demás centros comerciales que existen en la ciudad.

Sin embargo, dicho concepto no nace de casualidad, sino al contrario, está anidado a la manera en la que se concibió construir Ciudad Tunal; es por eso que en la actualidad los habitantes del sector pueden gozar de una vivienda digna, de diferentes parques alrededor, una Iglesia y un Centro Comercial, el cual no ha dejado de evolucionar y crecer durante los 30 años que está cumpliendo, gracias a un equipo administrativo y de empleados, algunos de ellos con más de 25 años cumpliendo labores en el lugar y quienes son testigos fieles de las transformaciones que ha vivido el Centro Comercial, además de sentir la satisfacción de pertenecer a dicha empresa y prestar sus servicios a los visitantes que llegan a diario. 

 

¿Cómo llegar?, Nuestro horarios: 9:00am a 9:00pm

Todos los derechos reservados Centro Comercial Ciudad Tunal 2018 | Empowered by Gravity